La PNC solo cuenta con 33 sicólogos para más de 23,000 policías

0
203

En tan solo cuatro días, al menos unos seis miembros de la Policía Nacional Civil (PNC) generaron acciones que han llevado hasta la muerte a varios de ellos por circunstancias relacionadas con el estrés, el alcohol, las armas, entre otros elementos que han puesto sobre la mesa la discusión de la situación que atraviesan los agentes en el país y deja al descubierto la falta de atención psicológica.

Actualmente, la institución policial cuenta con un total de 28,500 miembros y según lo reflejan los datos de la oficina de Acceso a la Información Pública de la PNC, el Departamento de Salud Ocupacional tiene en planilla a solo dos psicólogos, pero además hay otros 34 más contratados por otras oficinas.

Aun así, la cifra no cubre la atención que se requiere, tal como lo confirmó el director de la PNC, Howard Cotto, en la conferencia del balance anual de seguridad.

El experto en seguridad y criminología, Ricardo Sosa, explicó que los agentes policiales a causa del estrés postraumático bajo las condiciones de inseguridad, crimen y violencia, donde son blanco ellos y sus familias de ataques por estructuras criminales no les está permitiendo manejar y procesar adecuadamente sus problemas. Eso deriva en situaciones que se salen del control y van más allá de su labor policial.

“Hay 33 psicólogos y 15 trabajadores sociales, es decir 48 personas en total, que atienden este tipo de casos en nuestra institución. Esta cantidad no es suficiente y este es un buen espacio para que la Policía Nacional Civil pueda contar con los recursos necesarios para disponer de más personal”, dijo Cotto. “Claro que necesitamos a más personal”, agregó.

En el año 2017, aún con estos recursos limitados, el director indicó que atendieron a 4,163 agentes en jornadas de autocuido y recreación. Además, explicó que hubo 15,724 integrantes de la policía que tuvieron atención psicológica individual y 14,858 que tuvieron atención psicológica grupal.

Asimismo, atendieron situaciones en crisis, con enfoque de género y hacia la prevención de situaciones como suicidio, violencia familiar y alcoholismo.

“El apoyo que la Policía da a través de psicólogos y trabajadores sociales es un trabajo adicional, recordando que en el país hay un ente nacional de salud pública y no lo somos nosotros. Pero el hecho de tener a este personal fortalece la capacidad de la institucionalidad para atender los casos”, expuso Cotto.

Agregó que incluso se realizan evaluaciones sicológicas para determinar la idoneidad o no de la portación de armas de fuego durante la licencia de los agentes policiales.

Estas palabras fueron apoyadas por el director del Instituto de Toxicología del Ministerio de Justicia y Seguridad, Ricardo Cook, quien explicó que ejecutan programas de prevención de alcoholismo, por ejemplo, bajo programas que ayudan a evitar el consumo de bebidas embriagantes por parte de miembros de la corporación policial.

Pese a ello, en los últimos días de 2017 y las primeras horas de 2018, la corporación policial dejó entrever que esta carencia está llevando a su personal incluso al descontrol, pues ya sea el abuso del alcohol, el estrés o el cansancio han desbordado el problema.